El servicio secreto español presuntamente llevó a cabo los ataques terroristas en Barcelona

El servicio secreto español presuntamente llevó a cabo los ataques terroristas en Barcelona

El excomisario de policía José Manuel Villarejo dijo que los ataques, que incluyeron un camión que embistió a peatones en La Rambla de Barcelona, ​​mataron 40 personas e hirieron a 152, “fueron un grave error” del exdirector del Servicio Nacional de Inteligencia (CNI), Feliz Sanz Roldan.

Roldán “calculó mal las consecuencias”. En Cambrils, al día siguiente del atentado de Barcelona, ​​la célula yihadista lanzó un ataque con arma blanca en primera línea de playa, matando a una persona. El presunto autor intelectual de los atentados, un imán de la ciudad de Ripoll, había sido informante del CNI.

Los cinco yihadistas finalmente fueron asesinados a tiros por la policía. La noche anterior al atentado de Barcelona se produjo una explosión “accidental” en Alcanar, que destruyó el edificio y mató a dos miembros de la célula terrorista, entre ellos el 40 -año- viejo imán.

Los comentarios de Villarejo se hicieron en la corte durante un caso relacionado con acusaciones de espionaje policial. Dijo que podía probar las acusaciones: “Toda la evidencia está en mis archivos. Autorizo ​​su liberación. Debemos pensar que la ciudadanía no es menor y la ley de secretos no puede servir para ocultarlo todo. Es una ley franquista obsoleta de 1968.”

Algunos partidos de la oposición calificaron las declaraciones de Villarejo como una gravísima acusación de colaboración del CNI con “células terroristas yihadistas”.

Inteligencia yihadista muy vinculada al CNI

El CNI ayudó al autor intelectual de los 2017 atentados de Barcelona a convertirse en imán en Ripoll, donde se asentó la posterior célula yihadista, tres años antes de los hechos, según un informe del Público diario digital. Los servicios secretos españoles reclutaron a Abdelbaki Es Satty como informante en 2014, a cambio de no deportarlo.

El imán había pasado cuatro años en la cárcel de 2008 a 2014 por tráfico de drogas, y es durante este período que fue contratado como informante. por el CNI. Incluso “fijaron recomendaciones y garantes” para que pudiera ser admitido como imán en Ripoll, para poder montar la célula.

El gobierno de Cataluña está considerando una respuesta legal. El presidente catalán, Peres Aragonés, comentó en las redes sociales que el ataque “fue una barbaridad que nos ha marcado para siempre, y si las palabras de Villarejo son ciertas, se necesitan explicaciones ahora”

Aragonés agregó: “Sabemos muy bien cómo funcionan las alcantarillas estatales, por lo que exigimos que se investiguen para esclarecer la verdad. También he pedido a los servicios jurídicos del gobierno que estudien estas declaraciones y las acciones legales pertinentes que se puedan emprender. Por la verdad Por las víctimas, por los catalanes y por todos los que están del lado de la paz y la democracia.”

Sin embargo, el gobierno español desestimó las afirmaciones y dijo que Villarejo “no tiene credibilidad”. Un funcionario dijo que el excomisionado de policía tenía un “largo historial de tratar de arrojar sombras de sospecha sin proporcionar pruebas” y sus “insinuaciones no tienen base lógica ni material”.

Un portavoz de los socialistas catalanes también rechazó las afirmaciones de Villarejo como una «teoría de la conspiración». Las solicitudes de investigación no deben tomarse en serio ya que el excomisario “no tiene que decir la verdad durante un juicio” y solo quiere “hacer ruido”.

Villarejo fue noticia en 2018 luego de que filtrara conversaciones con la ex amante del rey Juan Carlos, Corinna zu Sayn-Wittgenstein, lo que llevó a un fiscal en Suiza a abrir una investigación contra el ex monarca por presuntamente haber recibido $100 millones de Arabia Saudí en 2008.

Villarejo también reveló que había creado una red de prostitución para obtener información sobre políticos influyentes y figuras empresariales. “Lo importante es que explicaron cosas para llamar la atención de las mujeres”, dijo Villarejo. La misma web moncloa.com filtró extractos en los que un ministro español admitía que “varios jueces y fiscales españoles acabaron con menores” durante un viaje a Cartagena de Indias, en Colombia.