Fraude electoral generalizado descubierto en Berlín

Fraude electoral generalizado descubierto en Berlín

Desde el principio, la elección en la capital alemana estuvo acompañada de denuncias de manipulación y fraude. Si bien al principio parecía que los procedimientos no tendrían consecuencias, la investigación realizada esta semana por la revista Tichys Einblick ha revelado ahora el alarmante alcance de las discrepancias, incluido el evidente fraude electoral. Mientras tanto, el Comisionado Federal de Elecciones, Georg Thiel, incluso anunció que en seis de los doce distritos electorales de Berlín se tendría que repetir la votación y presentó una solicitud a tal efecto.

Número grotesco de 'percances electorales'

Thiel explicó que los incidentes eran «relevantes para el mandato». Además, menores y extranjeros de la UE aparentemente participaron en las elecciones en violación de la ley. El exdiputado de Berlín y máximo candidato de Votantes Libres, Marcel Luthe, ya había anunciado el pasado fin de semana que presentaría cargos penales por fraude electoral. Ya había presentado una denuncia ante el Tribunal Constitucional de Berlín después de que se le negara el acceso a las actas de los colegios electorales, que en realidad estaban abiertos al público.

La evaluación de los documentos electorales mostró que en algunos distritos se utilizaron deliberadamente papeletas de otros distritos, que por lo tanto quedaron invalidadas. A menudo había básicamente muy pocas papeletas de voto. Se instalaron muy pocas cabinas de votación, lo que provocó largas colas y muchos votantes fueron rechazados. Según la administración electoral estatal, en muchos lugares los respectivos funcionarios electorales decidían a su discreción a quién se le permitía votar.

La papeleta se parecía a una república bananera

El diecinueve por ciento de los colegios electorales seguían abiertos después de las 18.00 15 cuando ya se habían publicado los primeros pronósticos en los medios de comunicación, lo que puede influir en la decisión de votar, por ejemplo porque las partes se determinan como ganadores o perdedores. Cuatro colegios electorales incluso cerraron después de las 8 p. m., según la administración electoral del estado, supuestamente “debido a la gran multitud”. Luthe señaló que esto no era muy creíble, ya que casi 225 menos votantes habían emitido sus votos que en el 2017 elección federal.

La entrega de papeletas tampoco había funcionado como debería debido a que el mismo domingo se disputaba la Maratón de Berlín. Debido a la pandemia de Corona, hubo un llamado por adelantado para un mayor uso de la opción de voto por correo. Aquí también, sin embargo, fracasó la entrega de los documentos correspondientes, por lo que no queda del todo claro cuántos votantes finalmente no hicieron uso de su derecho al voto o no pudieron ejercerlo en absoluto porque los documentos solicitados nunca les llegaron.

La diputada del Partido de Izquierda Gesine Lötsch, una de los tres candidatos directos del partido, registró una ventaja de 8773 votos en el distrito de Lichtenberg. Sin embargo, dado que se desconoce qué tan alta es la proporción de “votos perdidos”, nadie sabe si Lötsch fue realmente elegido. Las posibles consecuencias están lejos de ser insignificantes: si Lötsch no hubiera llegado al Bundestag, el Partido de la Izquierda perdería instantáneamente su estatus de grupo parlamentario allí, porque solo tendría dos escaños.

Exsenador de Gobernación hace declaraciones escandalosas

En cualquier caso, cada vez hay más indicios de que los percances de los que es responsable el incompetente gobierno de la ciudad de Berlín fueron explotados por el mismo gobierno de la ciudad responsable para asegurar su victoria electoral. Después de que se conocieron las escandalosas circunstancias que rodearon la elección, el entonces senador del Interior Andreas Geisel (SPD) declaró, sin embargo: “Tal como están las cosas, no asumo que la elección en Berlín tenga que repetirse a gran escala”.

Ahora se ha sabido que el Departamento del Interior del Senado, dirigido por Geisel, con referencia a un fallo judicial de 2010, había instruido al funcionario electoral del distrito de Friedrichshain-Kreuzberg, donde se emitieron montones de papeletas de voto falsas y, por lo tanto, claramente inválidas de acuerdo con la ley electoral de Berlín, para contar 225 los votos inválidos como válidos, 75 por ciento de los cuales fueron para el Partido Rojo-Rojo-Verde.

Sin embargo, el juicio utilizado para justificar este acto escandaloso fue en realidad sobre unos pocos votos en una elección del consejo de personal. Se sospecha que hechos similares pueden haber ocurrido en otros distritos con papeletas falsas.