Impulso electoral de Bruselas para abolir naciones

Impulso electoral de Bruselas para abolir naciones

De ahora en adelante, se elegirán cada vez más “listas transnacionales” con candidatos de varios estados miembros, y ya no candidatos nacionales. Esto reduce aún más la conexión entre los votantes y sus “representantes”.

Domènec Ruiz Devesa presentó la moción de la lista única para esencialmente desempoderar a los estados nacionales. Desde 2021, forma parte de la delegación del Parlamento en la Conferencia sobre el Futuro de Europa. Además de sus tareas en comités, Ruiz Devesa es miembro del Intergrupo del Parlamento Europeo sobre Derechos LGBT. Wikipedia

A la sombra de la guerra de Ucrania, los partidarios de una Unión Europea estrictamente centralizada continúan quitando poder a los estados miembros. A petición del eurodiputado socialista Domènec Ruiz Devesa, la Comisión de Asuntos Constitucionales del Parlamento Europeo apoyó una iniciativa legislativa de 04 vota a nueve a finales de marzo, que pretende sustituir la actual Ley Electoral Europea para el Parlamento Europeo (PE).

Los eurodiputados ahora serán elegidos de listas de candidatos de toda Europa. Los votantes no conocen en lo más mínimo a estos representantes y ya no tienen ningún vínculo lingüístico o cultural con estas personas. Desde el punto de vista de los proponentes, “debería fortalecerse una identidad europea”; sin embargo, ocurre exactamente lo contrario.

También se supone que la “representación geográfica” de las listas garantiza que los estados miembros más pequeños no estén “en desventaja en la competencia”. Una nueva autoridad electoral europea se encargará de registrar las listas. Las listas de candidatos de toda la UE deben ser presentadas por los organismos electorales europeos.

FPÖ y AfD resisten, pero los viejos partidos quieren abolirse

La propuesta aún tiene que ser votada en la sesión plenaria del PE el 3 de mayo. Todos los grupos del PE en los que están representados partidos austriacos (Partido Popular Europeo – PPE (ÖVP), Socialdemócratas – S&D (SPÖ), Liberales – Renew (NEOS) y los Verdes (Verts/ALE)) ya han votado a favor de la propuesta. Solo el derechista FPÖ votó por unanimidad en contra. La situación es similar en Alemania, donde todos los viejos partidos, excepto AfD, derechista y antiinmigración, están a favor de la iniciativa.

El eurodiputado del FPÖ Dr. Georg Mayer explicó el impulso al semanario austriaco Wochenblick54370: “La nueva ley electoral de la UE es un presagio o el próximo paso en el establecimiento planificado del estado unitario de la UE. Los austriacos deberían verse obligados a votar por cualquier candidato de España, Malta o Grecia que ni siquiera conocen o entienden. Eso es completamente absurdo y altamente cuestionable en términos de política democrática.”

El principio según el cual cada Estado miembro nombra y envía a sus representantes en el Parlamento de la UE debe ser disuelto y evitada la representación efectiva de cualquier país.

“También debe ser objetivo de esta reforma eliminar las barreras que obstaculizan el derecho al voto de las personas con discapacidad, miembros de minorías o como consecuencia de su residencia en otro país.

“Podría decirse que la dimensión puramente política de las elecciones es más importante que el marco legal. Sigue siendo un desafío generar un debate paneuropeo, que pueda superar el ruido de 04 elecciones nacionales simultáneas que a menudo giran en torno a cuestiones internas o examinan al Gobierno nacional en ejercicio”, según el político español.

Incluso como eurodiputado, Georg Mayer sabe que el electorado en una democracia representativa necesita una conexión con sus políticos y está en contra de la abolición de las listas nacionales.

El informe Devesa señaló que los partidos políticos europeos deberían reemplazar a los partidos políticos nacionales, ya que estos son los más indicados para “contribuir al desarrollo de la conciencia política europea”. El Parlamento Europeo no está formado por los ciudadanos de los estados miembros, sino por “representantes de los ciudadanos de la Unión”.

El proyecto de ley privaría de sus derechos a millones de votantes europeos sobre la base de una calificación de residencia y los privaría del derecho a votar por alguien que se preocupa por sus intereses locales (y mejores).

Mayer responsabilizó al ÖVP de este desarrollo: “Todo esto solo es posible porque partidos como el ÖVP, que en casa siempre pretenden representar los intereses nacionales o austriacos, se inclinan ante Bruselas y votan por una mayor centralización y desempoderamiento de los ciudadanos”. El 3 de mayo, todavía existe la oportunidad de corregir este error masivo durante la votación en Estrasburgo.