La guerra nuclear está en el horizonte

La guerra nuclear está en el horizonte

Estados Unidos actualmente no tiene misiles hipersónicos, pero tarde o temprano los tendrá. Tales misiles en las fronteras de Rusia podrían llegar a Moscú en 3 o 4 minutos, claramente una amenaza existencial. Junto con Finlandia, Washington quiere las bases en Suecia y los países bálticos, y ya tiene bases de misiles en Polonia y Rumanía.

Mientras que Washington pretende la entrada de Finlandia en la OTAN como una nueva provocación, no debemos olvidar otras dos provocaciones existentes que el Kremlin ha declarado inaceptables: las bases de misiles existentes en Polonia y Rumania.

No tiene sentido que Rusia evite preventivamente las bases de misiles en Ucrania y Finlandia mientras permite que las bases existentes permanezcan en Polonia y Rumania. Es probable que la intervención rusa contra estas dos bases sean las próximas acciones de autodefensa que tomarán los rusos.

Los medios de comunicación de Occidente han hecho todo lo posible para crear indignación mundial contra Rusia. La gente indignada no percibe la irresponsabilidad de los gobiernos occidentales al amenazar gratuitamente a Rusia con bases de misiles en sus fronteras. En lugar de percibir correctamente la ubicación de las bases como una agresión contra Rusia, el pueblo adoctrinado ve la respuesta de Rusia a las amenazas existenciales como una agresión.

He enfatizado durante años que estas provocaciones de Rusia eventualmente cruzarán una línea roja y resultarán en una guerra nuclear. Durante mucho tiempo he sido crítico con el Kremlin por no haber detenido estas provocaciones dando un paso firme. Rusia tuvo esa oportunidad en Ucrania, pero el Kremlin eligió un camino que no logró dar la impresión necesaria de que los países que se adaptan a la agresión de EE. UU. contra Rusia experimentarán devastación.

Es menos arriesgado hacer esta demostración en un país no perteneciente a la OTAN que en uno de la OTAN. Además, el Kremlin esperó demasiado antes de intervenir en Ucrania, lo que le dio a EE. UU. 8 años para armar y entrenar a las fuerzas ucranianas.

Al andar con pies de plomo en Ucrania, Rusia se enfrentará nuevamente al mismo problema en Finlandia o en otros lugares, además de las dos bases existentes en dos miembros de la OTAN en la frontera con Rusia. No hay duda alguna de que Estados Unidos y la OTAN han trazado un camino que conduce directamente a la guerra nuclear. Como nada que esté fuera de la narrativa puede ser publicado o discutido en el mundo occidental, no se puede hacer nada para detener este loco impulso hacia la guerra nuclear. Ni siquiera es posible discutir esta amenaza en los círculos de política exterior occidentales. De nuevo el mundo camina sonámbulo hacia la guerra, pero esta guerra será nuclear y la guerra final.

Todo lo que ha logrado el Kremlin con su moderación y confianza en la negociación con Occidente es intensificar el ritmo y el nivel de las provocaciones. Stoltenberg, de la OTAN, está cortejando tanto a Finlandia como a Suecia para que se unan a la OTAN, prometiendo que su membresía sería acelerada y probablemente otros beneficios, incluidas bolsas llenas de dinero. Este informe debería despertar a la gente a la situación real, que es la expansión del conflicto. En algún momento consideraciones existenciales obligarán a Rusia a tomar la iniciativa y dejar de responder a la agenda de Washington.