Los tambores de guerra suenan más fuerte

Los tambores de guerra suenan más fuerte

Los medios occidentales controlan la narrativa, que es que Rusia está perdiendo y puede ser derrotada con más miles de millones de dólares de EE. UU. y más armas que enriquezcan el complejo militar/de seguridad de EE. UU. Por qué cualquier gobierno ruso se expondría a esto y tantas posibilidades de error de cálculo que termina en la Tercera Guerra Mundial es un misterio. ¿Qué imaginó el Kremlin que estaba logrando al crear una situación que expuso a Rusia a muchos meses de propaganda de guerra, castigos y preparativos occidentales para una guerra más amplia?

Lo que necesitaba la paz era una victoria rusa rápida y decisiva que demostrara un poder militar extraordinario que detuviera por completo cualquier otra provocación occidental contra Rusia. Pero el Kremlin era demasiado liberal para hacer lo necesario. En consecuencia, el Kremlin cometió un error estratégico, dejó caer la pelota y no pudo proteger a Rusia de las provocaciones que conducen a la Tercera Guerra Mundial.

En cambio, el Kremlin lleno de delirios liberales descartados durante mucho tiempo en Occidente decidió mostrar un lado bueno limitándose al rescate de los rusos de Donbass. Esto le dio a Occidente todo lo que necesitaba para presentar a Rusia como un advenedizo militarmente incompetente. Entre los errores del Kremlin, el Kremlin pasó por alto que la angustia de Ucrania por la intervención rusa limitada creó una oportunidad para que Polonia reclamara los antiguos territorios polacos en el oeste de Ucrania, donde no hay tropas rusas involucradas. Es posible que el gobierno polaco, desinformado por la imagen de los medios occidentales del fracaso militar ruso en Ucrania, ocupe el oeste de Ucrania como preparación para recuperarla como Rusia hizo con Crimea y ahora Donbass. Como Rusia tendrá el este y el sur de Ucrania, el país simplemente podría desaparecer cuando Polonia resucite a la gran Polonia. En su historia, Ucrania ha sido parte del imperio de Polonia o parte de Rusia.

Si Polonia se traslada al oeste de Ucrania como está tentado a hacerlo, surgirán oportunidades para un conflicto polaco-ruso. Como Polonia es miembro de la OTAN, Washington le ha dado a Polonia, como hizo el gobierno británico con la «Garantía polaca» de la Segunda Guerra Mundial, el poder de iniciar una guerra mundial.

El gobierno polaco tiene predilección por las decisiones emocionales, no por las decisiones responsables. Así como la dictadura militar polaca pensó que la «Garantía británica» los protegía, lo que hizo que rechazaran la demanda de Hitler de devolver el territorio alemán despojado de Alemania en el Tratado de Versalles a pesar de la «garantía» del presidente Wilson de no pérdidas territoriales, el gobierno polaco piensa hoy que la pertenencia a la OTAN protege a Polonia de las represalias rusas.

El gobierno de Varsovia no comprende que la “Garantía de la OTAN” no vale más que la garantía del gobierno británico que inició la Segunda Guerra Mundial.

Los gobiernos que componen el Mundo Occidental le han dado a Polonia, una vez más, la decisión de si habrá una Guerra Mundial.

Este hecho deplorable e inquietante nos asoma de frente, pero ningún medio occidental, ni siquiera los medios online, lo reconoce.

La situación que existe hoy es que Rusia y China deben aceptar la hegemonía estadounidense o los neoconservadores empujarán a Rusia y China a la guerra con Occidente. La ambición hegemónica de los neoconservadores es incompatible con un mundo pacífico.