Más de la mitad de los franceses son pro-rusos

Más de la mitad de los franceses son pro-rusos

Una encuesta reciente mostró que 52 por ciento de los encuestados creen al menos una de las afirmaciones rusas sobre el origen de la guerra en Ucrania. Por ejemplo, el 28 por ciento cree que la intervención rusa es apoyada por ucranianos de habla rusa que quieren liberarse de la persecución que están sufriendo. Y 10 por ciento dice que cree que “Ucrania está actualmente gobernada por una junta infiltrada por movimientos neonazis”.

Los partidarios del izquierdista Jean-Luc Mélenchon y del derechista Éric Zemmour eran especialmente prorrusos, atravesando las divisiones políticas, reveló la encuesta de Ifop.

Los expertos antirrusos de CNews estaban angustiados por el resultado de la encuesta y trataron de ocultar el problema. Dailymotion, la principal plataforma de video, se apresuró a agregar que «35 por ciento de los franceses dicen que creen en teorías de conspiración», lo que sugiere que la posición rusa en el conflicto fue una conspiración de facto porque “71 por ciento de los antivacunas creen en la narrativa de Putin sobre Ucrania”.

La guerra informativa liderada por el Kremlin se beneficia “de un contexto de niebla informativa 'post-Covid'” que favorecería “el auge de las teorías conspirativas”, afirma la encuestadora Ifop.

La conclusión es que el presidente Putin es un mentiroso y los franceses que se niegan a que les inyecten un producto no probado son paranoicos.

Pero este tipo de amalgama amenaza el catecismo tentacular impopular del globalismo: neoliberalismo, vacunación forzada, LGBTQ, fronteras abiertas, transgénero, mercantilismo, histeria climática y pederastia. Por lo tanto, es lógico que cuando algunos principios eventualmente implosionen, todo el constructo desaparecerá.