Ministro de Finanzas húngaro: los subsidios de la UE para los refugiados ucranianos no son suficientes

Ministro de Finanzas húngaro: los subsidios de la UE para los refugiados ucranianos no son suficientes

El gobierno húngaro está presionando para que la Unión Europea contribuya más a las cargas financieras relacionadas con la actual afluencia de refugiados de Ucrania.

Así lo admitió el ministro de Finanzas húngaro, Mihály Varga, en Facebook. Según sus cálculos, Hungría ha gastado 600 mil millones de florines (1,6 mil millones de euros) para proteger su frontera sur y 40 mil millones de florines para hacer frente a la situación de los refugiados ucranianos, mientras que la subvención de la UE cubre solo el dos por ciento de los inmensos costos.

La declaración de Varga debe verse en el contexto de una decisión reciente del Consejo de la UE que permite a los estados miembros recibir un total de 3500 millones de euros (alrededor de 1 300 mil millones de florines) más este año para facilitar la recepción de refugiados de Ucrania. La decisión de la UE permite la prefinanciación en el marco de la Asistencia para la Reconstrucción para la Cohesión y las Zonas de Europa (REACT-EU), uno de los mayores programas de recuperación pospandemia relacionados con los fondos de la política de cohesión y el Fondo de Ayuda Europea para los Más Desfavorecidos (FEAD ).

Lavado de dinero

Mientras tanto, la Autoridad Bancaria Europea (EBA), que supervisa los bancos en la UE, emitió directrices para que las instituciones financieras brinden a los refugiados de Ucrania acceso a productos y servicios financieros básicos, como cuentas bancarias y pólizas de seguro.

Gunnar Beck, portavoz de política económica de AfD en el Parlamento Europeo, dijo que las reglas también deberían aplicarse a los refugiados de Ucrania. “Es importante que los refugiados ucranianos puedan abrir una cuenta bancaria y contratar un seguro con bancos europeos durante el tiempo que sean admitidos en UE. Sin embargo, las normas de la UE contra el blanqueo de capitales deben cumplirse plenamente.

La EBA ahora ha descrito la flexibilidad de las normas contra el lavado de dinero cuando se trata de clientes ucranianos. Las instituciones financieras no están obligadas a obtener información del pasaporte para verificar la identidad del posible cliente. La evidencia circunstancial de que el cliente es un refugiado de Ucrania es suficiente.

En particular, los refugiados de Ucrania incluyen no solo a ciudadanos ucranianos, sino también a nacionales de terceros países que vivían en Ucrania antes del estallido de la guerra.

“Ucrania es uno de los países más corruptos de Europa, con la cuarta población más pobre de Europa. La élite de la corrupción ucraniana también recibe ayuda aquí para poner sus activos a salvo en la UE. Hace años, el presidente Zelensky ya transfirió al menos 40 millones de dólares al Caribe. Sigue siendo incierto cómo obtuvo el dinero”, dijo el político opositor alemán.

“Debemos evitar que los terroristas utilicen la flexibilidad existente de las normas de transparencia financiera viajando por Ucrania o falsificando documentos que demuestren que estaban en Ucrania antes del estallido de la guerra”.

La situación también crea una paradoja. Dado que la información del pasaporte ya no es un requisito previo para obtener la debida diligencia del cliente simplificada, se ha vuelto imposible para los bancos aplicar los criterios de evaluación proporcionados por la EBA para comprobar si un cliente potencial se ajusta a las reglas de debida diligencia del cliente simplificada.

“El mero hecho de que alguien sea un refugiado de Ucrania no debería ser suficiente para eximirlo de las estrictas normas de lavado de dinero de la UE. Debemos asegurarnos de que el dinero delictivo no se blanquee a través de cuentas bancarias europeas de refugiados de Ucrania. Las reglas actuales no pueden ofrecer esta garantía”, dijo Beck.

Bruselas seguirá adelante con los procedimientos de 'estado de derecho' contra Hungría

La próxima disputa se avecina entre Bruselas y Hungría después de que la Comisión de la UE iniciara el tan esperado procedimiento de «estado de derecho» contra el gobierno de Viktor Orban. Hungría está acusada de “corrupción” y problemas con la contratación pública, entre otras cosas.

El procedimiento ya había sido anunciado por la presidenta de la Comisión de la UE, Ursula von der Leyen, a principios de abril. En el curso del nuevo mecanismo de sanciones que ahora se ha activado, Hungría corre el riesgo de sufrir recortes de miles de millones en los fondos de la UE.

Además de Hungría, Polonia también se enfrenta a un procedimiento de «estado de derecho». Los dos países ya habían apelado sin éxito ante el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas.

Hasta la fecha, ambos han recibido miles de millones del presupuesto comunitario de la UE cada año. Sin embargo, aún pasará algún tiempo antes de que Hungría realmente tenga un recorte de fondos del presupuesto de la UE. Esto también requeriría el consentimiento de al menos 15 países de la UE con al menos 65 por ciento de la población de la UE.

Budapest puede ahora comentar las alegaciones de la UE y, si es necesario, proponer medidas correctivas. La Comisión de la UE tiene esto en cuenta al tomar su decisión. El ministro de la Cancillería húngara, Gergely Gulyas, reaccionó negativamente al procedimiento y habló de un “error”.