Noruega rastreará todas las compras de alimentos

Noruega rastreará todas las compras de alimentos

Tal recopilación marcará un nuevo cambio en la recopilación y vigilancia de datos para la SSB, ya que la agencia ahora busca obligar a las empresas privadas y no solo a las públicas a cumplir con la supervisión estatal. Dado el aumento del robo de identidad en Noruega, muchos tienen serias preocupaciones sobre la necesidad de una mayor recopilación de datos.

Statistics Norway (SSB), la entidad estatal responsable de recopilar, producir y comunicar estadísticas relacionadas con la economía, la población y la sociedad a nivel nacional, regional y local, ahora también quiere saber dónde compran los noruegos y dónde compran, según a un informe de NRK.

En Noruega, todos los ciudadanos están vinculados a su fødselnummer (número de nacimiento) y, por lo tanto, la SSB está bien informada sobre lo que ganan las personas, sus impuestos adeudados y sus antecedentes penales.

Pero parece que la SSB aún no sabe lo suficiente sobre sus temas. ha encargado a las principales cadenas de supermercados de Noruega NorgesGruppen, Coop, Bunnpris y Rema 1000 para compartir todos los datos de sus recibos con la agencia. Nets, el procesador de pagos responsable del 80 porcentaje de las transacciones relacionadas con las compras en supermercados, también deberá proporcionar datos.

«Un vínculo entre una transacción de pago realizada con una tarjeta de débito y un recibo de compra permite a SSB vincular una transacción de pago y un recibo para más del por ciento de las compras de comestibles», dijo SSB en un comunicado. evaluación.

Los defensores de la privacidad y la industria minorista rechazaron la propuesta.

¿Por qué SSB está haciendo esto?

SSB afirma que quiere «una forma que requiera menos tiempo» de recopilar y analizar datos sobre el consumo de los hogares para diseñar una política fiscal adecuada, ajustar la asistencia social y los pagos de subsidios por hijos.

En 2012, los hogares noruegos habían enumerado las compras domésticas en un folleto en papel, pero según SSB, la encuesta requería mucho tiempo y era propensa a errores. Esto provocó discusiones sobre si el estado podría aprovechar el seguimiento de las huellas digitales dejadas por los consumidores.

“Cuando las compras estén vinculadas a un hogar, será posible en las estadísticas de consumo analizar las diferencias socioeconómicas y regionales en el consumo, y vincularlo a variables como ingresos, educación y lugar de residencia”, dijo la SSB. Afirman que solo les preocupan los datos regionales, pero la investigadora de NTNU, Lisa Reutter, subrayó cómo el sector público se estaba digitalizando y estaba usando cada vez más datos.

Reutter se encuentra entre los preocupados por la sed del estado por aumentar la recopilación de datos. “Cuando aumentamos la capacidad de la administración pública para clasificar, predecir y controlar el comportamiento de los ciudadanos utilizando grandes cantidades de datos digitales, el equilibrio de poder entre el ciudadano y el estado cambia”, dijo.

Rechazo de los minoristas

El mayor actor en el comercio minorista de comestibles noruego, NorgesGruppen dijo que apelaría la decisión y pediría orientación a la Autoridad de Protección de Datos de Noruega, según NRK.

El procesador de pagos Nets dijo que comparten la preocupación «sobre la recopilación y compilación de datos que pueden ser problemáticos e intrusivos para el ciudadano individual».

El portavoz de Coop, Harald Kristiansen, también expresó sus reservas sobre este plan. Si bien Coop cree que SSB puede estar actuando de buena fe, la empresa considerará apelar la orden.

Sin embargo, la recopilación de datos en los supermercados no es nada nuevo. Muchos consumidores ya ponen a disposición de los supermercados y otros minoristas todos sus datos de compra en forma de programas y tarjetas de fidelización.

Mientras se ofrecen descuentos a los consumidores, los supermercados a su vez obtienen acceso a información valiosa sobre hábitos y preferencias de compra individuales.

Pero la gran diferencia entre estos programas de fidelización y la propuesta de SSB es que los programas de fidelización de los supermercados son opcionales.