Otro futbolista vacunado muerde el polvo

Otro futbolista vacunado muerde el polvo

El entrenador del club, Günther Gorenzel, se jactó en noviembre del año pasado de que su equipo tenía una tasa de vacunación del 100 por ciento, lo que significa que los sesenta miembros, incluidos los jugadores y el personal, se vieron obligados a vacunarse. Gorenzel había coaccionado a los «escépticos» entre ellos. “Solo puedo decir que hasta ahora nadie me ha mostrado una solución de cómo salir de la pandemia sin vacunación.”

Staude fue examinado por profesionales médicos según los funcionarios del club que dijeron que había desarrollado una inflamación del músculo cardíaco.

Se emitió un comunicado del club: «Para no correr más riesgos, Keanu Staude no podrá hacer deportes competitivos durante al menos cuatro semanas y, por lo tanto, no estará disponible». Pero para todos los efectos, la carrera futbolística de Staude ha terminado.

El director Gorenzel insinuó eso en su declaración. “Keanu no hará más entrenamientos por el momento y solo se reincorporará al equipo después de la aprobación de nuestro equipo médico”.

Staude es uno de los jugadores de fútbol más afortunados que han sufrido el jab. El futbolista griego Alexandros Lampis, de 22 años, que jugaba en el Ilioupoli FC, falleció este mes. Lampis colapsó después de sufrir un paro cardíaco repentino durante un partido.

Su dramática desaparición ocurrió apenas 14 minutos después del juego en el Primer Estadio Municipal de Ilioupoli y el partido fue suspendido poco después. Ilioupoli FC anunció su fallecimiento poco después del incidente.

El impactante aumento de jugadores de fútbol que sufren paros cardíacos repentinos en 2021 y 2022 está siendo ignorado en los principales medios de comunicación.