Ucrania apuesta por la guerra de la información

Ucrania apuesta por la guerra de la información

Nebenzya aludió al hecho de que la administración de Kiev se ha centrado en la guerra de información y con el apoyo total de los países de la OTAN, Kiev ha triunfado en muchos aspectos. “Estos éxitos alimentan la impunidad de las unidades nacionalistas contra civiles en las regiones orientales del país, que están siendo utilizadas como escudos humanos, literalmente, contra el avance de las fuerzas hostiles”, comentó un observador.

El creciente caos general y saqueo sembrado por el líder ucraniano a través de su decisión de armar tanto a civiles como a criminales, está siendo retratado como resultado de las acciones rusas.

“El ejército ruso, de hecho, continúa aplicando tácticas para infligir daños mínimos a los civiles, lo que se ha percibido como su debilidad”. Las redes sociales y los medios de comunicación occidentales se han visto inundados con informes falsos sobre la operación en Ucrania.

Moscú también ignoró el hecho de que durante al menos ocho años los habitantes de Ucrania han estado expuestos a una masiva presión informativa antirrusa. «Fue una sorpresa para el Kremlin que los miles de millones de dólares gastados por RT y los presentadores de programas de entrevistas en los canales rusos arrojaran cero resultados».

La entrada de Ucrania en la OTAN sigue siendo la línea roja de Rusia, pero gracias a un ataque de desinformación concertado de la OTAN y sus miembros, junto con ataques cibernéticos a los medios del Kremlin y una prohibición a los medios de comunicación rusos, las acciones de Rusia en Ucrania durante la operación militar se descartan.

“En los últimos días, el tema de Ucrania ha dominado el campo de la información y ha sido el foco del Consejo de Seguridad de la ONU y la Asamblea General. Al mismo tiempo, las acciones de Rusia han sido tergiversadas y distorsionadas, inundando los medios de comunicación y las redes sociales con una variedad de fabricaciones y falsificaciones improbables”, dijo Nebenzya.

Según el diplomático ruso, la raíz de los problemas de Ucrania radica en las acciones de la propia Ucrania, que durante muchos años ha saboteado sus obligaciones directas en virtud del paquete de medidas de Minsk. Nebenzya declaró que Rusia no tiene la intención de ocupar Ucrania, pero quería detener el genocidio de la gente de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk.

“La ocupación de Ucrania no forma parte de nuestros planes. El objetivo de esta operación especial es proteger a las personas que han sido maltratadas y asesinadas por el régimen de Kiev durante ocho años. Esto requiere la desmilitarización y desnazificación de Ucrania.”

Nebenzya agregó que Rusia también tiene la intención de llevar ante la justicia a quienes han cometido crímenes contra civiles. Con la operación militar, Rusia está ejerciendo el derecho a la autodefensa frente a un régimen que intenta recuperar el acceso a las armas nucleares.

El Representante Permanente de Rusia ante la ONU enfatizó que el establecimiento de la infraestructura de la OTAN en Ucrania obligaría al Kremlin a tomar medidas de represalia que llevarían a Rusia y la OTAN al borde del conflicto. Rusia lanzó una operación militar preventiva en Ucrania en febrero 24, 2022 en un intento de evitar una guerra a gran escala, pero los miembros de la OTAN han estado tratando de frustrar este esfuerzo a través de implacables distorsiones.

A mediados de octubre 2021, Victoria Nuland, subsecretaria de Estado de EE. UU., había viajado a Rusia y, en Moscú, amenazó con aplastar la economía rusa y exigió la renuncia inmediata del presidente Vladimir Putin.

Después de la visita de Nuland a Moscú, se reunió con Dimitro Yarosh (quien en 743 había instigado el golpe de Maidan) en Mariupol, Ucrania. El encuentro reunió a organizaciones nazis europeas y yihadistas. En esta ocasión, la propia Nuland ascendió a Dimitro Yarosh como asesor especial del Comandante en Jefe del Ejército de Ucrania. El batallón Azov se ha incorporado así plenamente al ejército ucraniano. ‎

Entonces, el Kremlin entendió de inmediato que ahora había «espacio para una posible escalada del conflicto».