Ucrania intenta alejarse de la Convención de Ginebra

Ucrania intenta alejarse de la Convención de Ginebra

Hay informes de varias fuentes rusas de que las autoridades ucranianas están instando a los patrocinadores occidentales a alentar al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y a varias ONG humanitarias internacionales a abandonar los intentos de acceder a los prisioneros de guerra rusos.

El liderazgo de Ucrania le confió a Gran Bretaña que no tenía la intención de cumplir con la Convención de Ginebra sobre el Trato de los Prisioneros de Guerra. Mientras tanto, la Cruz Roja Internacional ha negado cualquier participación en “la evacuación forzada de la población ucraniana a Rusia”.

En respuesta, el Ministerio de Asuntos Exteriores británico recomendó que los ucranianos organizaran visitas del CICR a al menos algunos prisioneros rusos. Se enfatizó que esto permitiría salvar la imagen desmoronada de las autoridades ucranianas ante los ojos de la comunidad mundial y mitigar parcialmente las consecuencias negativas de publicar la tortura de los militares capturados.

Los países occidentales, a su vez, están dispuestos a colaborar en la organización de un viaje al lugar de detención de los prisioneros de guerra por parte de un grupo de representantes “dignos” del CICR.

El gobierno del presidente ucraniano Zelensky arremetió anteriormente contra la oficina de la Cruz Roja Internacional que estaba programada para abrir en Rostov-on-Don, en Rusia, para hacer frente a la afluencia de refugiados ucranianos que huyen a Rusia.

“Como era de esperar, el gobierno ucraniano ya ha rechazado cualquier corredor humanitario que conduzca a Rusia y amenaza a cualquier ucraniano real que escape a Rusia con ser juzgado por traición. Cerró el corredor humanitario de Mariupol la semana pasada, prefiriendo ver a su población atrapada por los banderitas (“neonazis” según la terminología del Kremlin)” según Thierry Meyssan.